Prevención

Día mundial del Asma, 7 de mayo de 2024

 

¿Qué es el asma?

El asma es una condición en la que las vías respiratorias se estrechan e hinchan, generando más mucosidad. Esto puede dificultar la respiración y provocar tos, sibilancias al exhalar y falta de aire. Para algunas personas, el asma es una molestia menor. Para otras, puede interferir significativamente en las actividades diarias y provocar ataques de asma que pueden poner en riesgo la vida. Aunque el asma no tiene cura, sus síntomas pueden controlarse. Es vital colaborar con el médico para monitorear los cambios y ajustar el tratamiento según sea necesario.

 

Síntomas del asma

Los síntomas del asma varían de una persona a otra. Puedes experimentar ataques de asma ocasionalmente, tener síntomas solo en ciertos momentos, como cuando haces ejercicio, o sentirlos constantemente. Los síntomas incluyen:

– Falta de aire.

– Dolor u opresión en el pecho.

– Sibilancias al exhalar, especialmente comunes en niños.

– Problemas para dormir debido a la falta de aire, tos o sibilancias.

– Empeoramiento de la tos o sibilancias con un virus respiratorio, como un resfriado o la gripe.

Signos de empeoramiento del asma

– Aumento de la frecuencia y molestia de los síntomas.

Dificultad creciente para respirar, medible con un medidor de flujo espiratorio.

– Uso más frecuente del inhalador de alivio rápido.

 

Situaciones que pueden exacerbar el asma

– Asma inducida por ejercicio, que puede empeorar con el aire frío y seco.

– Asma ocupacional, causada por irritantes en el lugar de trabajo como vapores químicos, gases o polvo.

– Asma alérgica, desencadenada por alérgenos como polen, esporas de moho, caspa de mascotas o partículas de cucarachas.

 

Causas del asma

Las causas del asma no están claras, pero probablemente involucran una combinación de factores genéticos y ambientales. Los desencadenantes del asma varían y pueden incluir:

– Alérgenos aerotransportados.

– Infecciones respiratorias.

– Actividad física.

– Aire frío.

– Contaminantes del aire e irritantes.

– Ciertos medicamentos como betabloqueadores, aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos.

– Emociones fuertes y estrés.

– Sulfitos y conservantes en algunos alimentos y bebidas.

– Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

 

Cuándo consultar a un médico

– En caso de ataques de asma graves.

– Si sospechas que tienes asma.

– Para controlar el asma después de un diagnóstico.

– Si los síntomas del asma empeoran.

– Para revisar y ajustar el tratamiento regularmente.

 

Prevención

– Seguir un plan de acción para el asma.

– Vacunarse contra la gripe y la neumonía.

– Identificar y evitar desencadenantes.

– Controlar tu respiración y reconocer signos de un ataque inminente.

– Tomar medicamentos según las indicaciones y prestar atención al uso del inhalador de alivio rápido.

Adoptar estas medidas puede ayudarte a manejar tu asma y mejorar tu calidad de vida.

 

 

Nutrigen

Micronutrientes de origen natural
Desarrollados en Suiza🇨🇭, ayudan a tu metabolismo a lograr el equilibrio para estar y sentirte bien.


Se pueden administrar Nutrigen a partir de los 5 años y hasta cualquier edad, sin importar los medicamentos que estés tomando.

Estos productos pueden ser una herramienta adicional para asegurar el aporte necesario de nutrientes esenciales, complementando una dieta equilibrada.

Si tenés alguna consulta o inquietud, no dudes en contactarnos. Podés enviarnos un correo a info@nutrigen.com.ar o comunicarte por vía telefónica al +54 11 5236 0011. Nuestro horario de atención es de Lunes a Lunes de 10.00 a 18.00 hs. Estamos aquí para guiarte; todos los mensajes serán bienvenidos y respondidos con la mayor brevedad posible.

Fuente : Mayo Clinic: mayoclinic.org